Google+ Followers

20140628

hobo1

con pocas ropas va
deambulando por ahí 
el hobo
reconóceme como a tu hermano dice el hobo
yo voy a su lado teniéndole
los cordones
del calzado viejo & roto
el hobo me mira y mira a los cielos
luego un corto suspiro & me entrega
la famosa moneda
de 52 centavos

yo bailo entre lirios camas de hadas
y guardo mis tesoros
al que no los sabe apreciar.

20140621

la escalera de los dioses12

así nomás con mi amigo pelatai nos pusimos a jugar a la play después del partido argentina vs irán, que ganó argetnina gracias a messi en este exótico mundial de fútbol en brasil.
 y la primera la perdimos contra la máquina asíque empezamos la segunda y me dice
- víctor juguemos otra
- dále -le digo mientras me acercaba a la ventana del living del departamento para fumar.
graciela estaba en un cumpleaños y con el pela la estábamos pasando más que bien los dos solos con un par de cervezas y el pes.

de pronto mientras fumaba miro involuntariamente hacia la ventana del departamento del tercero enfrente mío. habían viejas coquetas muy clac clac clac jugando a las cartas. pero no estaban jugando por diversión. no. se veían bien los billetes grandes y las fichas gruesas sobre el verde del mantel redondo. jugaban a morir.
el pelatai me dice mirá, están jugando por buena guita deben de haber unos buenos mangos ahí man-

- sí -le contesté, y mi ojo parpadeó, nervioso.

hablamos un rato. nos mirábamos y fumábamos, sí, con el nervio de la aventura pero también con la calma del mar.
decidimos ir. ir a ver qué onda con las viejas del centro mendocino y sus joyas haciendo cling cling cling y sus risitas jujuju jijiji ahí abajo.

primero fui yo para ofrecerles un pastel de papas del mediodía por si me dejaban entrar y así husmear un poco. después fue el pela y se hizo pasar por mi cuñado. los dos fingimos una discusión desubicada en la puerta del apartamento de las viejas. se puso acalorada la ficción mis queridos hermanos, asíque una vieja gritó cuando lo empujé al pela hacia la mesa y el me aplicó una patada en el pecho. así de jodido fue el asunto.
el pela cayó sobre la mesa y desparramó todo todo todo, alcanzando a manotear algo, agarró varios billetes de cien y se desplomó en el piso. yo trataba de calmarlas para que todo no terminara tan mal, pero una de las viejas era sorprendentemente fuerte y me sostenía un brazo.
- son patoteros! -gritaba
- no señora no señora no señor.. -decía yo medio en broma medio preocupado por mi a migo que aún estaba en el piso bajo la mesa..

- pela -grité- vamonós loco.. éstas adorables señoras no necesitan nada y además piensan que somos..

mientras yo decía esto, el pelatai se levantó, pasó por al lado mío y salió corriendo por el pasillo. 

yo me quedé sin reaccción..

cuando las viejas trataban de levantar todo del piso y yo les dije gracias por su cooperación y partí de ahí, una sirena sonó lejana, como si vienieran desde la cuarta sección..

cuando llegué al departamento habían seis billetes de cien y uno de cincuenta sobre la coffee table. 
el pela sonreía, yo sonreía..


20140605

la escalera de los dioses11

a eso de las 16 ya salí del trabajo y llego a hacerme algo para comer y beber en mi departamento. a veces salgo antes -o me rajo- y me busco algo para hacer en mi vieja vieja vieja pc portátil. a veces juego y otras navego en internet pero nunca quiero escribir, nunca quiero ponerme a cachetear las palabras porque lo odio queridos hermanos. pero.. bueno, debe ser como fisiológico porque a menudo me encuentro a mí mismo sobre el teclado tratando de convencerme de que me gusta hacerlo y que quiero hacerlo.
sigo usando papel y lápiz o lapicera como en el siglo pasado igual. y ahí debo admitir que me provoca algo. pero no sé qué puta es lo que me lleva hacia las palabras. soy malo escribiendo además. no me gusta lo que me sale, pero, como verán hermanos míos, lo estoy haciendo de nuevo.
graciela llega de laburar a eso de las 17 y nos vemos un rato hasta la cena. ella con su celular y yo.. bueno, ya lo dije. tenemos una paciencia de arañas ya entre nosotros. somos difíciles y no me arrepiento de vivir con mi esposa, aunque ya dije antes que no sé para qué mierda me casé. eso sí que fue al pedo. en fin. pensaba en mis amigos que ya somos todos grandes pelotudos y me preguntaba si en cualquier caso podría suceder que uno de nosotros muriera. pensé de nuevo en la vieja muerte y luego aparté eso de mi cabeza porque no quería entrar ahí. ya lo he hecho bastante y últimamente me deprime el tema. no quiero que nadie se muera porque me siento maldito y enfermo. no me quiero morir. no quiero dejar a nadie amargado o con tristeza. pero hay que pensar esas cosas cada tanto y hay que decirlas y nombrar a la muerte.así nomás. todos le tememos de alguna u otra manera, pero sigue siendo eterna y salvadora y está siempre acá.

le pedí plata a un amigo para comprarme unos medicamentos que me aliviaran el dolor que tengo en las manos por la artritis, pero me salía más caro asíque lo dejé y me la banqué. charly, mi amigo, me invitó a ir a beber unas cervezas y nos fuimos a pie hasta el bar de la avenida idiota, nos sentamos y bebimos y fumamos y charlamos y todo eso. estuvo genial y lo disfruté muchísimo.
pero eran las 4 de la mañana, un martes, estábamos locos y queríamos seguirla. graciela me llamó y estaba furiosa y no era para menos, yo titubeaba y tenía una pelota de tenis en la boca, la escuchaba preocupada y enojada -con razón queridos hermanos- pero yo no quería que me escuchara muy borracho. me advirtió lo que pasaría si no volvía a casa y le dije pero si nosdoy haciendo dadaa.. es bartess..
colgó.
dejé el teléfono en la mesa y miré a charly. entrecerraba los ojos pero parecía bastante animado todavía. 
saqué la billetera y fui a la caja a pagar.
volví con dos stella artois más.
y si qué, si era martes y no estaba haciendo nada en contra de los dioses.

el sábado pasado me regalaron un hamster. huele a biruta y pis todo el tiempo.