Google+ Followers

20170210

hojas de febrero


todo comenzó en paz
sintiendo la tierra
mordiendo azulejos
tentado por la antigua pose
abro
una vez más
inexplicablemente confiado
las hojas de febrero
y lo que leo
tampoco es más que un hálito
con la estadía paga
pero es algo
que no experimentaba desde que salí del pueblo
y ahora me veo huésped
de una abandonada tribu
donde matan a los débiles lentamente
los dejan llegar a la noche solo para negarles
la píldora
el pan
mientras se resuelven grandes conflictos sobre nosotros
doy fe de que la gracia
no yace en aprender una postura atractiva
sino en lo quieto.